Otro puto cuento


“Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros.”
George Orwell

Tres osos

Otro puto cuento

El día era soleado. Era soleado y alegre como en todos los malditos cuentos de hadas, en los que más tarde o más temprano alguien se pone a cantar en lugar de narrar las cosas en prosa. Sí, era un día feliz como todos en el bosque, excepto para Ricitos de Oro. Desde que la muchacha había tenido uso de razón, se había percatado del daño que sus padres le habían hecho al ponerle un nombre tan estúpido y repipi. Ricitos, acababa de saltarse las clases, no era que no le gustara estudiar, que no le gustaba, era porque sus compañeros siempre se burlaban de ella por su nombre, por eso y porque su madre la obligaba a ir vestida como una jodida pastora. Pero si no había visto una puta oveja en su vida. Bueno, de modo que se adentró en el bosque con la esperanza de sentarse tranquila y liarse un par de porros. Lamentó no llevar consigo la botella de ginebra que había hecho comprar el otro día a un vagabundo a cambio de medio bocata de mortadela, y que tenía que ocultar dentro de su muñeca Nacha, o “Nacha la borracha” como solía llamarla.

Entonces se topó con una cabaña en medio del bosque. Le pareció extraño, pues era una choza guapa y bien conservada. Una luz se iluminó dentro de su mente. Se acercó sigilosamente a la puerta y llamó un par de veces, y esperó. No había nadie. Se frotó las manos y sacó de su bolsillo su Kit especial del buen criminal. Un juego de ganzúas de lo más completo. Sus padres eran unos ignorantes, pues se lo había pedido para Navidad el año pasado, y los muy ilusos creyeron que se trataba realmente de un juego. Serán imbéciles los mayores.

Forzó la puerta sin dificultad. Aquellos ricachones estaban vendidos, allí en medio de ninguna parte. Seguro que tenían cantidad de cosas que luego podría vender a su colega el Empeños. Entró en la cocina, y topó con una mesa dispuesta ya para la comida. En ella había tres platos llenos de sopa. Se acercó al primero, metió un dedo. Uf, estaba ardiendo. Se puso ante el segundo. Tomó cuidadosamente una cucharada. Eh, esta está demasiado fría. Y se acercó, ya reticente, al último, que estaba frente a una silla más pequeña que las otras. Se llevó una cucharada a la boca. Argh, ya no me acordaba de que odio la sopa, se dijo. Cogió de la mesa una botella de vino tinto con aspecto de ser de buen año (vamos, caro) y se amorró a ella. En cuestión de un momento se la había acabado. Tambaleándose por el vino, subió al segundo piso. Había solo una habitación, con tres camas puestas la una al lado de la otra. Se tumbó en la primera. Saltó al momento rascándose por todas partes. Estaba llena de pelos. Se echó en la segunda. Desprendía un olor desagradable a potingues para el cuidado del cabello que la mareó, así que se bajó. Ya tan borracha que no podía dar un paso más se desplomó sobre la última y quedó grogui.

Mientras tanto, tres extraños seres se acercaban a la mansión, brincando y cantando. Joder claro, es que al fin y al cabo esto es un cuento. Eran los tres osos. Papá oso, mamá oso y el hijo oso. Cuando fueron a entrar en su “keli” se toparon con que la puerta había sido forzada. Papá oso sacó su Magnum 44 y entró sigilosamente, seguido por el resto de la familia. Mamá oso corrió a la cocina y se llevó las manos a la cara horrorizada cuando descubrió que no había fregado los platos antes de irse, y el fregadero estaba lleno. Es que Mamá oso era una señora de su casa con todas las de la ley, muy comprometida con la limpieza del hogar y las reuniones de “tupperware”.

– Alguien s’ha papeao nuestra manduca, viejos.- Dijo el hijo oso tal y como hablan los jóvenes de hoy día.

Papá oso mosqueado empuñó con fuerza su revólver y cerró la puerta de la entrada con llave. Si alguien había roto la quietud de su hogar le rompería las piernas a cambio. Subió seguido por su familia. Entraron en el dormitorio. El hijo oso gritó:

– Mira viejo, hay una chorba sobando en mi piltra.

Ricitos se despertó sobresaltada y Papá oso le apuntó con el arma. La muchacha se echó al pie de la cama esquivando los tiros. Oía como las balas silbaban sobre su cabeza. Se maldijo por haber entrado en la puta casa de los osos sin haberse fijado en el emblema de la Asociación Nacional del Rifle que colgaba junto a la entrada. Aquellos animales estaban a punto de joderla bien. Como iba a volver a casa con el puto vestido de pastora con un agujero de bala. Casi prefirió salir y que le volaran la cabeza. Pero se lo pensó mejor, tal vez por los efectos de la María o el alcohol. Se armó de valor y saltó por la ventana. Lo que no podía imaginarse Ricitos de ninguna de las maneras, era que debajo de aquella ventana había un foso lleno de estacas afiladas que acabarían con su vida. Los tres osos se acercaron a la ventana y miraron a través. Entonces Papá oso dijo:

– Ves hijo, todas hacen lo mismo.

– Ya tenemos la cena.- Dijo Mamá oso.- Voy a ir calentando los fogones.

Los tres osos se abrazaron y bajaron de nuevo las escaleras cantando y brincando, como en los putos cuentos de hadas. Y vivieron felices y comieron Ricitos de Oro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s