Regreso a Ciudad Esmeralda

Sam Raimi (Spider-Man) dirige “Oz: The Great and Powerful“, precuela de la clásica “El Mago de Oz”, dónde James Franco seguirá el camino de baldosas amarillas hasta convertirse en el hombre tras la cortina. Por lo que podemos observar en el trailer, como ya sucedía en la película de 1939, el mundo real, es decir fuera de Oz, la fotografía es en blanco y negro. Detalle que aprecio mucho.

Anuncios

House of Cards

El director David Fincher (La Red Social) debuta en la pequeña pantalla con la adaptación de una serie británica de los 90, “House of Cards”, así misma adaptada de la novela homonima de Michael Dobbs. Protagonizada por Kevin Spacey (American Beauty) que da vida a un político ambicioso y despiadado que desea desvincularse de la política local para seguir avanzando en su carrera y dar el salto a la política nacional en Washington. Y para ello es capaz de hacer lo que sea.

Estreno en USA, 1 de Febrero de 2012

El Réquiem de Elisa

Esto si que es un hallazgo arqueológico. Relato antiguo donde los haya. No me juzguéis duramente…

El réquiem de Elisa

La noche era fría. La humedad calaba hasta el interior mismo de los huesos. Pero pensé que quizás la destemplanza que sentía se debía más a algo emocional que climático. No tenía perdón de Dios por lo que acababa de hacer. Pero no me importaba demasiado la opinión de éste, pues hacia tiempo que ya no me escuchaba, o yo no le prestaba atención, no lo sé. Puede que las dos cosas. El lastre que arrinconaba a mi conciencia era suficiente para doblegar mi alma, con o sin intervención divina. Acababa de matar a mi mejor amigo. Eso sí, fue en defensa propia. Y no lo digo por justificarme, pues este hecho no me hace sentir mejor, pues fue culpa mía que él arremetiera contra mi persona cual bestia sedienta de sangre. Creo que comienzo a divagar. Debería comenzar por el principio.

Rodrigo y yo éramos amigos desde niños. Cuando mis padres me llevaron el primer día a la escuela, allí estaba él, sonriente y vivaracho. De hecho no recuerdo  haberlo visto nunca enfadado o con una mueca de disgusto. Nunca, claro, hasta el día en que lo maté. Bueno el caso es que nos hicimos amigos en seguida. El lo convertía todo en un juego, en algo divertido. En muchos líos me metí por su culpa, pero no me arrepiento, pues fueron las experiencias mas enriquecedoras de los días de mi juventud.

Así seguimos Rodrigo y yo hasta la Universidad, de fiesta en fiesta y de barra en barra, pero siempre manteniéndonos unidos. Si uno suspendía un examen el otro también, y viceversa. Nos propusimos que nada nos separase. Pero no podíamos ver más allá del día presente y no podíamos prever que alguien se interpusiese entre nosotros. Elisa. Ambos habíamos salido con chicas antes, y aunque esté mal decirlo, incluso habíamos compartido alguna, pero ninguna se podía comparar a Elisa. Nunca olvidaré el día en que ella apareció de repente en nuestras vidas. Una mañana soleada de septiembre en la primera clase del semestre, aún saboreando los últimos retazos de las vacaciones que pronto se verían como algo lejano, ella entró en el aula. Rodrigo y yo nos miramos y después la contemplamos de arriba abajo con ojos sediciosos. Era escultural. Un metro setenta y dos de curvas inacabables. Su media melena castaña clara se agitaba con sus movimientos y su flequillo le caía graciosamente sobre los ojos. Aquellos ojos, verdes como el mar antes de una tormenta. Pero lo mejor eran sus labios. Aquellos labios que se curvaban tan a menudo en una mueca de felicidad, fueron los que me convencieron que tenía que ser mía. Y quizás de una forma diferente a las anteriores, podría ser que fuera la definitiva.

Ella se paró frente a la primera fila buscando entre la multitud un sitio libre. Entonces Rodrigo se levantó, aprovechando mi ensimismamiento, y haciéndole un gesto con la mano señaló un sitio libre a su derecha. La verdad es que Rodrigo siempre había sido de carácter más abierto, y sabía entenderse con la gente. Esto me da que pensar, pues jamás lo vi con otro amigo que no fuese yo o que no fuera conocido de ambos. Puede que no necesitara más amigos después de todo y por eso no los buscaba. La verdad es que estos pensamientos me hacen sentirme peor en estos momentos, pero no se puede cambiar lo que está hecho. Mi padre siempre decía: Cuando hagas algo mal, no desperdicies el tiempo lamentándolo, simplemente saca el partido que puedas. Puede que fuese lo único bueno que mi padre me dijo, pues era un jugador y un alcohólico irremediable. Así entró Elisa en nuestro círculo. Llegó con su cálida sonrisa y se sentó junto a Rodrigo. Ahora veo aquel momento como algo premonitorio, pues habiendo un asiento libre a mi diestra escogió el de Rodrigo. Escogió a Rodrigo. Pero no me rendiría. Yo no soy de los que se dan por vencidos, eso me pondría a la altura de mi padre y nada mas lejos de lo que desearía.

Salimos muchas veces los tres juntos, y lo cierto era que nos lo pasábamos bien. A pesar de ello, sentía que no era suficiente. Cada vez que se me acercaba, cada vez que bailábamos, cada vez que me miraba sentía unas incontrolables ganas de poseerla allí mismo, hacerla mía.

Aquella fatídica noche fría, Rodrigo se presentó ante mi puerta lanzando juramentos y maldiciones. La madera de la puerta temblaba y crepitaba ante sus golpes. No podía dejarle entrar porque sabía que me mataría. Y la verdad es que tenía razones para odiarme. Tras unos incesantes minutos de gritos, pareció calmarse. El tono de su voz disminuyó, pero seguía escupiendo el mismo veneno. Decidí tratar de arreglar las cosas y abrí. Intenté explicarle que no valía la pena discutir, que una mujer no podía interponerse entre dos buenos amigos como nosotros, pero no sirvió de nada. Metió la mano en su chaqueta. Yo no entendía qué buscaba en ella y no podía creerlo cuando vi aquel artilugio metálico que relucía con la ténue luz de mi apartamento. ¿De donde había sacado Rodrigo un arma? Seguramente la compró sólo para quitarme de en medio. Instintivamente reaccioné. Salté sobre él y forcejeamos hasta que un trueno nos sumió en un silencio mortecino. El arma se había disparado y Rodrigo había muerto. Sentí alegría por seguir con vida, pero al ver la cara desencajada de mi amigo de la infancia, que yacía inerte sobre mi moqueta, me sentí mal.

Nunca pensé en los sentimientos de mi mejor amigo, pero estaba cegado por los míos propios. Quería a Elisa más que a nada. La amaba. ¿La amaba? Ya no estoy tan seguro. Cuando el rosa del amor se torna rojo sangre, no se trata de otra cosa que obsesión. No estaba enamorado de ella. Solo quería lo que no podía tener. Y debería haber pensado en esto antes de arruinar tres vidas estúpidamente. La mía, la de Rodrigo y la de Elisa. Porque he dicho lo que le hice a Rodrigo, pero no lo que le hice a ella. Me odio más si cabe por este fatal hecho que por lo del pobre Rodrigo que en paz descanse.

Tormenta de Espadas

Aunque todavía no se han desvelado imágenes de la tercera temporada de “Juego de Tronos”, basada en el tercer libro de la exitosa saga George R. R. Martin “Tormenta de Espadas”, HBO nos adelanta este Teaser apuntando ya hacia una fecha concreta para su estreno en USA, 31 de Marzo de 2013. Según anuncian la temporada constará de 10 episodios como las anteriores.

Para los que tengan el inglés un poco oxidado aquí os dejo la traducción de lo que dice la voz en Off:

“La gran guerra es entre la muerte y la vida, el hielo y el fuego. Si perdemos, la noche nunca terminará”

Zombies al estilo Nintendo

Con el inminente lanzamiento de la nueva consola de Nintendo, “Wii U”, podemos encontrarnos con el juego  “Zombi U” de la compañía Ubisoft. Lo realmente interesante del tema es la integración del nuevo mando de Wii U en el sistema de juego, lo que le da una dosis de realismo y emoción muy interesantes.

Curiosidad

“En la mayoría de los casos la ignorancia es algo superable. No sabemos porque no queremos saber.”
Aldous Huxley

CURIOSIDAD

Aquella era una noche horrible. Era detestable. Vamos, como cualquier otra noche. Maddie paseaba por uno de los barrios más elegantes de la ciudad, una de esas urbanizaciones para ricos. A simple vista no parece que eso sea algo por lo que estar de mal humor, pero es que Maddie no vivía allí. Ni tan siquiera estaba de visita. Simplemente había ido por negocios. Era prostituta. Y aquella noche había recibido la llamada de un cliente nuevo, un ricachón al que alguno de sus amigotes la había recomendado. No es que fuese un mal trabajo, se había tirado a tipos más asquerosos y en sitios bastante menos agradables, pero aquel tío era un cerdo. Después de follar la había echado sin siquiera darle tiempo a vestirse, y en la puerta de su casa le había tirado el fajo de billetes a la cara. Una cosa era que fuera una puta y otra  que la trataran como tal. Por eso estaba de mal humor.

Aquella noche, para acabar de rematar, parecía como si las temperaturas hubiesen descendido de golpe y, claro estaba, ella no vestía precisamente como un esquimal. De modo que aceleró el paso. Mientras miraba en ambas direcciones de la calle para tratar de encontrar un taxi, comenzó a recordar cómo empezó ella en aquel negocio. No lo había elegido voluntariamente, claro. Comenzó como algo para poder pagarse los estudios, pero luego dejó la universidad y siguió en el mundo de la prostitución. Figúrate, en algún momento había querido ser abogada. Se rió en silencio. Se vio en un tribunal jodiendo a los culpables. Ahora no solo jodía a los culpables, sino también a los inocentes y a todo aquel que pagara lo que valía.

De una de las mansiones por las que pasaba, salió una mujer que le llamó la atención. Vestía de forma elegante, como si fuese a la opera, con sombrero incluido. Y sobre sus hombros una piel de animal muerto que parecía calentar bastante más que su chaqueta vaquera que le llegaba por encima del ombligo. Era una mujer joven, calculó que aproximadamente de su edad. En realidad tenían bastante parecido, claramente disimulado por aquella máscara de maquillaje fino. Movida por la curiosidad, decidió seguirla. Pensaba que en algún momento cogería un taxi, pero no lo hizo. Siguió caminando. De pronto se encontró en un barrio que Maddie conocía muy bien, el Boulevard. Un sitio lleno de gentuza, entre la que ella se contaba como uno de sus miembros más acérrimos.

La “ricachona”, para sorpresa de Maddie, no se conformó con ir sola de noche por uno de los barrios más peligrosos, no solos de la ciudad, sino del sur de California, además tuvo que adentrarse en un callejón inmundamente oscuro. Maddie, por supuesto, la siguió, ignorando aquel dicho popular: La curiosidad mató al gato. Ella tampoco era un gato después de todo, en todo caso una zorra.

Asomó la cara tras la esquina, y vio que la mujer se paraba frente a un mendigo de ropas harapientas. El indigente la observaba con mirada desconcertada, muy agarrado a su botella y bajo una manta de periódicos tan o más sucios que él mismo. La curiosidad se hacía cada vez más grande en Maddie, como un globo que no tardaría en estallar. Y estalló. Se quedó atónita ante lo que sus ojos presenciaron. La tipa del abrigo de pieles había sacado un cuchillo y acababa de degollar al mendigo. Los periódicos se mancharon con su sangre y la botella rodó por el suelo hasta el otro extremo del callejón. Maddie se tapó la boca para no gritar. Logró contenerse, aunque no era su especialidad; Estaba demasiado acostumbrada a gritar en la cama, siempre fingiendo claro.

Pero la asesina del collar de perlas no se contentó con eso. Se agachó cuidadosamente, para no mancharse, junto al muerto, le abrió la estropeada camisa que antaño fue blanca con un tirón y le practicó una incisión en la cavidad pectoral. Era horrible, pues en pocos segundos, en la mano enguantada de la mujer latía uno de los órganos del difunto. Su corazón. Maddie contuvo una arcada. La mujer, sacó de su bolso un recipiente de plástico y guardó el órgano extirpado en él, y a su vez, éste de nuevo en el bolso. Tiró el cuchillo y los guantes  y se dirigió de nuevo a la calle principal, hacia Maddie.

Maddie se colocó frente al mostrador de una tienda simulando no haber visto nada, pero notó como la mirada de la mujer se clavaba en su nuca al pasar junto a ella. ¿Era desdén? Una asesina que la miraba con aire de superioridad. Habría sido gracioso en otras circunstancias.

La curiosidad seguía flotando dentro de ella mientras observaba a la mujer marcharse por dónde había venido, pero decidió dejarlo estar. Porque Maddie, podría ser una puta y una cotilla, pero no estúpida, pero sobretodo porque no quería llegar a tener que cambiar ningún otro refrán popular. Se quedaba con el de: Más vale corazón en mano que cien mendigos.

2012 según Mr. Zurdo

Os traigo aquí una agrupación de ilustraciones creadas por Alberto Zurdo ( también conocido como Bato), que giran en torno a las situaciones vividas en este País a lo largo de este año.

En primer lugar la primera Huelga General del 2012. ¿Quién iba a pensar que habría que repetirla?

En segundo puesto una representación de la nueva redistribución de la riqueza promulgada por nuestro Gobierno. Austeridad sí, pero solo para unos pocos. Cada vez los pobres mas pobres y los ricos más bo-ricos.

En tercera posición el desliz (más físico que froidiano) de nuestro monarca. Nunca olvidaremos esas palabras tan elocuentes: “Lo siento mucho. No volverá a ocurrir”.

Y llegamos a la segunda Huelga General, con tanta repercusión como la primera a nivel político.

 

No me quiero imaginar lo que tendrá que dibujar Alberto en el 2013. ¿Una de Zombies tal vez?